domingo, 3 de abril de 2011

¿La primer imagen de Jesús?

¿Es ésta la primera imagen de Jesús? Muchos expertos coinciden en que así puede ser. Se trata de un rostro tallado en las tapas de un códice de hace dos mil años: se aprecia una cara con pelo rizado y lo que parece una corona de espinas.

Se encuentra en las tapas de algunos pequeños ejemplares hallados en una cueva que salió a la luz tras un corrimiento de tierra por unas inundaciones. Según recoge el Daily Mail, la cueva está cerca de los Altos del Golán y los códices estaban ocultos en pequeños nichos.

Todos ellos estaban sellados con anillas de metal, por lo que se cree que no estaban destinados a ser abiertos. El motivo podría ser que contenían ocho o nueve escritos con la palabra sagrada. Se asocian al inicio del cristianismo y podrían haber sido escritos y tallados por personas que conocieron en vida a Jesús.

En una de las pocas frases que han sido traducidas se lee "Salvador de Israel". /telecinco.es

viernes, 4 de marzo de 2011

Hallan momia de 700 años


Una momia de una mujer de la dinastía Ming (1368-1644), con unos 700 años de antigüedad, fue localizada casualmente en la ciudad de Taizhou, en la provincia oriental china de Jiangsu.

El cuerpo, encontrado durante unos trabajos de ampliación de una carretera, se halló junto a otras dos tumbas de madera, a más de dos metros de profundidad, también de la dinastía Ming. La momia sorprendió a los arqueólogos por el buen estado de su piel, cabellos, pestañas y cara.

El cuerpo de la mujer, de 1.5 metros de altura, estaba sumergido en un líquido marrón dentro de su ataúd. En las labores de limpieza efectuadas por el personal del museo de Taizhou se hallaron trajes de la dinastía Ming, huesos, cerámicas y escritos antiguos, entre otras reliquias.

El primer hallazgo de esa dinastía en Taizhou fue en 1979 y motivó la apertura del museo. (EFE)

http://www.contexto.com.ar/nota/45440/hallan-momia-de-700-anos.html

sábado, 19 de febrero de 2011

Incastellamento

Incastellamento es un neologismo acuñado por el historiador francés Pierre Toubert no traducible en español por incastellamiento o encastellamiento (ninguno aparece aún en el DRAE, mientras que el verbo encastillar, de donde se deriva encastillamiento, tiene un significado propio y distinto1 ).
El significado que le dio el historiador francés fue triple: el 'incastellameno' suponía ocupar nuevos lugares, concentrando la población antes dispersa; estos nuevos poblados estaban fortificados (se "encastilaba" la población); en torno a los nuevos asentamientos se reorganizaban los espacios de producción en espacios concentricos.2 El resultado, pues, del incastellamento habría sido la creación de aldeas delimitadas por un recinto amurallado que las fuentes denominan castillos.
El historiador Pierre Toubert ha utilizado este término para designar el periodo entre el siglo X y el siglo XII cuando se multiplicó la fortificación de núcleos rurales en el Lazio (centro de Italia). Estos castillos, que las fuentes denominan con las palabras latinas castra o castella, dominan generalmente a poblaciones agrupadas bajo un lugar elevado y defendidos por una muralla. Posteriormente el movimiento de incastellamento ha sido analizado por todo el mundo mediterráneo, particularmente en la extensa zona que va desde Italia hasta España pasando por el sur de Francia (Rosellón, Languedoc...), siempre aprovechando los lugares elevados para la defensa. Para subrayar este mismo carácter de agrupamiento rural, pero fuera de esos lugares elevados, en la región de Picardía, el historiador Robert Fossier ha utilizado el término encellulement.
Pero ha sido en Italia donde se ha prestado una mayor atención a la propuesta de Pierre Toubert. Más concretamente las excavaciones realizadas en Toscana por Riccardo Francovich durante veinte años en lugares tan significativos como Montarenti o Rocca San Silvestro permitieron someter a crítica el modelo de Toubert. En muchos de estos proyectos arqueológicos se pudo constatar que las aldeas fortificadas no se fundaron en lugares deshabitados, sino que contaban con importantes fases anteriores. En lugares como Montarrenti se pudo observa que en el siglo XI se dotó de un recinto amurallado un centro de poder de época carolingia.3 A partir de estos estudios arqueológicos se ha re-construido nuevamente el concepto de incastellamento y se ha hecho nueva genealogía de los poderes feudales.4
En la Península Ibérica ha habido varios autores que han valorado la utilidad de esta noción para analizar el proceso de formación de los paisajes medievales. En el caso castellano leonés existe un consenso a la hora de negar la utilidad de este concepto5

Bibliografía

P. Toubert, Les structures du Latium médiéval : le Latium méridional et la Sabine du IX° à la fin du XII° siècle, Ecole française de Rome, 1973. (Traducción parcial en P. Toubert, Castillos, señores y campesinos en la Italia medieval, Barcelona, 1990).
A. Bazzana, P. Guichard, J.-M. Poisson, Habitats fortifiés et organisation de l'espace, Maison de l'Orient, 1983.
M. Bourin, Villages médiévaux en Bas-Languedoc : genèse d'une sociabilité : X°-XIV° siècle, tome 1, Du château au village : X°-XII° s., L'Harmattan, 1987.
F. Bougard, "incastellamento", Dictionnaire encyclopédique du Moyen Age, Cerf, 1997.
A. Catafau, Les celleres et la naissance du village en Roussillon, PU Perpignan, 1998.
André Guillerme (1983). «II. L'enchatellement». En Champ Vallon. Les temps de l'eau. Seyssel. p. 264. ISBN 2-01000-488-4.
R. Francovich, R. Hodges, Villa to Village. The transformation of the Roman Countryside in Italy c. 400-1000, London, 2003

http://es.wikipedia.org/wiki/Incastellamento

domingo, 13 de febrero de 2011

Roban ocho piezas de incalculable valor del museo egipcio de El Cairo


ELMUNDO.es | Afp | Madrid | El Cairo
Actualizado domingo 13/02/2011 15:15 horas

Ocho piezas de incalculable valor, entre ellas una de Tutankamón, han sido robadas del museo egipcio de El Cairo, según ha informado el jefe de antigüedades egipcias, Zani Hawass.

Entre los objetos robados se encuentran "una estatua de madera cubierta de oro del rey Tutankamon de la XVIII dinastía" y partes de otra estatua del faraón, dijo Hawass.

Los robos fueron descubiertos durante un inventario realizado por el personal del museo después de que varios desconocidos lograran entrar en el edificio el pasado 28 de enero, aprovechando una manifestación contra el Gobierno en la plaza Tahrir, que está junto al museo.

Durante las revueltas que han sacado del poder a Hosni Mubarak, el museo ha sido uno de los lugares emblemáticos más dañados. De hecho al comienzo de las manifestaciones tuvo que ser desalojado después de que se registraran llamas en su interior.

Afortunadamente, el fuego no afectó al interior del edificio, sino a los jardines, aunque parece que ahora no se ha podido salvar de los saqueos.

El museo custodia la mayor colección del mundo sobre el Antiguo Egipto -con más de 120.000 piezas en exposición, más las almacenadas- lo que le confiere un valor incalculable. Además, realiza el control de las excavaciones arqueológicas en el país. Fue fundado con el fin de proteger las antigüedades de los saqueos.

Entre las maravillas que alberga, destacan la totalidad de los objetos de la tumba de Tutankamon, entre los que se incluyen su máscara funeraria de oro macizo y que están dotadas de mayores medidas de seguridad como arcos de detección de metales, así como piezas claves como la Paleta de Narmer o las tablillas cuneiformes conocidas como 'Cartas de Amarna'.


martes, 1 de febrero de 2011

Protestas y destrucción: Egipto Hoy

Como deben saber, Egipto vive en estos días graves incidentes por el pedido popular a la renuncia de su presidente Mubarak.

Cuando la política se mezcla con la historia

Es realmente algo quizas de no creer, despertarse y leer que el Museo de El Cairo fue saqueado y destruido sin razón. Destruir el propio patrimonio, ¡destruir patrimonios de la humanidad, historicos y arqueologicos!

Algo que realmente lleva a reflexionar, lo mismo sucedió en Irak, con la destrucción de su museo y el robo de numerosas piezas para ser vendidas.

Para tener en cuenta y rescatar es la actitud de numerosos civiles que ante la ausencia de la policia se aprestan a defender su patrimonio, tanto en el Museo como en diversos lugares historicos del país como Karnak, entre otros

Para aquellos que tengan facebook, recomiendo: http://www.facebook.com/pages/IEAE-Instituto-de-Estudios-del-Antiguo-Egipto/131356246580

A recordar: un pueblo sin historia no es un pueblo. El hambre puede combatirse, no se puede destruir la historia de un país, patrimonios de la humanidad y sobre todo patrimonio PROPIO

Aqui varios enlaces para lectura de la situación


sábado, 29 de enero de 2011

Clepsidra

Reloj de agua o clepsidra.
Clepsidra egipcia, de la época de Ptolomeo II, hallada en el Iseo Campense (Roma).
Los relojes de agua o clepsidras datan de la antigüedad egipcia y se usaban especialmente durante la noche, cuando los relojes de sol perdían su utilidad. Los primeros relojes de agua consistieron en una vasija cerámica que contenía agua hasta cierto nivel, con un orificio en la base de un tamaño adecuado para asegurar la salida del líquido a una velocidad determinada y, por lo tanto, en un tiempo prefijado. El recipiente disponía en su interior de varias marcas de tal manera que el nivel de agua indicaba los diferentes periodos, tanto diurnos como nocturnos.
Los relojes de agua también se usaron en los tribunales atenienses para señalar el tiempo asignado a los oradores. Cuentan que el filósofo Platón inventó un reloj de agua muy eficiente. Más tarde fueron introducidos en los tribunales de Roma, con el mismo fin, además se usaban en las campañas militares para señalar las guardias nocturnas. El reloj de agua egipcio, más o menos modificado, siguió siendo el instrumento más eficiente para medir el tiempo durante muchos siglos.

FUENTE: WIKIPEDIA

jueves, 27 de enero de 2011

Jacquerie



La Jacquerie francesa
Época: CrisisBajaEdadMedia
Inicio: Año 1358
Fin: Año 1360
Antecedente:
Los grandes conflictos

Mucha más enjundia, y por lo tanto también consecuencias más graves, tuvo la revuelta campesina que estalló en Francia en 1358 y que conocemos como la Jacquerie. El cronista J. Froissart la denominó en su día la "gran maravillosa tribulación". Su nombre lo toma de "Jacques Bonhomme", apelativo genérico con el que se designaba en aquella época en tierras francesas a los rústicos. Sin duda, el motivo último de la revuelta se inscribía en la estructura social del mundo feudal, con su conocida dicotomía señores-campesinos. Pero los azotes que habían padecido los franceses en los años anteriores, desde la peste negra y los malos años hasta la negativa evolución de la situación militar en la confrontación con los ingleses, contribuyeron sin duda a agravar el panorama. A partir de estos datos se explica la afirmación del historiador H. Neveux de que la Jacquerie fue, en definitiva, "un acta de acusación".
La chispa que provocó el incendio fue un enfrentamiento entre los campesinos de una comarca limítrofe del Beauvais y una banda de caballeros saqueadores, conflicto que se saldó con la degollación de cuatro caballeros y cinco escuderos. Así pues, el origen del conflicto fue una reacción defensiva de los labriegos. Pero a los pocos días la revuelta ya tenía varios focos. Desde el Beauvais la insurrección se propagó hacia la Beauce y la Brie, así como hacia Picardía, Normandía, Champagne y las proximidades de Lorena, si bien en estas últimas regiones el movimiento tuvo muchos menos bríos. Los testimonios que se han conservado de dicha sublevación campesina nos pintan un cuadro ciertamente terrible, insistiendo, una y otra vez, en la violencia y la crueldad de que dieron muestras los labriegos. Veamos la opinión de J. de Venette, que, por cierto, no es de los más hostiles a la causa popular: "Esas gentes, reunidas sin jefes, quemaban y robaban todo y mataban gentilhombres y nobles damas y sus hijos, y violaban mujeres y doncellas sin misericordia".
No obstante, la descripción más precisa de la Jacquerie nos la proporciona el cronista Froissart, cuyas opiniones, como es bien sabido, reflejaban ante todo los puntos de vista de la alta nobleza francesa. "Algunas gentes de las villas campesinas se reunieron sin jefes en Beauvais. Al principio no eran ni 100 hombres y dijeron que todos los nobles del Reino de Francia, caballeros y escuderos, traicionaban al Reino, y que sería un gran bien destruirlos a todos... Entonces, sin otro consejo y sin otra armadura más que bastones con puntas de hierro y cuchillos, se fueron a la casa de un caballero, realizando actos de brutalidad sin cuento". Pero continuemos con el relato de Froissart: "Así hicieron en muchos castillos y buenas casas, y fueron creciendo tanto que llegaron a 6.000... Estas gentes miserables incendiaron y destruyeron más de sesenta buenas casas y fuertes castillos del país de Beauvais y de los alrededores de Corbie, Amiens y Montdidier. Y si Dios no hubiera puesto remedio con su gracia, la desgracia habría crecido de modo que todas las comunidades habrían destruido a los gentileshombres, después a la santa Iglesia, y a todas las gentes ricas de todo el país". Así pues, Froissart, después de señalar cómo los rústicos carecían de los elementos definitorios de cualquier ejército (no tenían jefes y no poseían armas adecuadas), se ceba en los desastres que causaron y pone el acento en la ruina que se avecinaba, si Dios no ponía remedio inmediato, para todos los sectores poderosos de Francia, tanto laicos como eclesiásticos. De todas formas, es innegable que Froissart generalizaba, pues la violencia campesina únicamente se dirigió contra la nobleza laica, respetando en todo momento, en cambio, los bienes eclesiásticos.
A partir de esos textos se elaboraron las primeras interpretaciones historiográficas de la Jacquerie. El movimiento parecía una explosión de cólera, más o menos espontánea, protagonizada por los campesinos de más baja condición. Así fue considerado por la historiografía tradicional. Pero en los últimos años se han matizado notablemente esos puntos de vista. Es innegable, desde luego, que la rabia de los campesinos miserables jugó un papel muy destacado en la insurrección de la Jacquerie. Pero no es menos cierto que en la misma participaron también labriegos de buena posición económica. Es posible incluso que uno de los principales motivos de la revuelta fuera la caída de los precios de los granos. ¿No induce a esa conclusión el hecho de que la Jacquerie se produjera precisamente en una de las principales regiones cerealísticas de Francia? G. Fourquin, para el cual los "jacques" no eran sino una asociación de "pequeñas bandas mal organizadas", ha señalado, no obstante, que la Jacquerie fue, en cierta medida, una revuelta "contra las secuelas de la crisis frumentaria de principios de siglo".
Hay que indicar, asimismo, que la Jacquerie contó con el apoyo de algunos sectores urbanos, particularmente de artesanos. Por otra parte, el movimiento no fue tan anárquico como en principio podía parecer. Tuvo una organización y tuvo, sobre todo, jefes, a pesar de las opiniones de los cronistas coetáneos. ¿Cómo olvidarnos, por ejemplo, de Guillaume Carle, caudillo indiscutido de la insurrección? Carle organizó dentro del movimiento una especie de cancillería. A el se debía igualmente la idea de ocupar sólo aquellos castillos que en verdad tuvieran interés desde el punto de vista estratégico, evitando ataques innecesarios a los restantes. En cualquier caso, la Jacquerie fue un movimiento de gran intensidad pero de corta duración. Ni los esfuerzos de Marcel, por una parte, ni los de Carle, por otra, lograron que llegara a conectar el movimiento campesino con el que por las mismas fechas había estallado en París. Así las cosas, el 10 de junio de 1358 Carlos el Malo acababa con la resistencia de los "jacques". Su líder, Guillaume Carle, fue hecho prisionero y, posteriormente, ajusticiado. A continuación se puso en marcha una dura represión contra los participantes en la revuelta. Mas aunque fracasada, no se puede olvidar que la Jacquerie dejó una huella muy profunda en la conciencia colectiva del campesinado del país galo.
El periodo comprendido entre los años 1358 y 1378 fue, dentro de lo que cabe, una era de paz social. No puede negarse que si analizamos con un mínimo de detalle los acontecimientos de esos años pueden señalarse movimientos populares en este o en aquel lugar, aunque por lo general todos ellos fueran de escasa incidencia. Tal sería, por ejemplo, el caso de la sublevación que se produjo en la ciudad alemana de Augsburgo en 1368, o de determinados movimientos que tuvieron lugar por esas mismas fechas en el mundo rural inglés. Es posible que ejercieran un peso muy fuerte, en esa situación de relativa paz social, los gravísimos trastornos que habían padecido los europeos en los años medios de la centuria, lo que habría originado un cansancio generalizado en todos los sectores sociales. Pero en 1378 el fuego se reavivó, con inusitada fuerza, inaugurando una etapa, ciertamente breve (apenas duró cinco años, desde 1378 hasta 1383), pero de especial intensidad por lo que a las luchas sociales se refiere siendo la revuelta de los "ciompi" florentinos su máxima expresión.

FUENTE: http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/1157.htm


Medieval Sourcebook: Jean Froissart: on the Jacquerie, 1358

The period following the Black Death saw a number of political and social upheavals, caused by the disease itself, as well as wars and other insecurities. There were a number of peasant rebellions. That in France in 1358 was known as the Jacquerie - since a common name for a peasant was a "Jacques". Here it is described of 1358 was described by the chronicler Jean Froissart.

Anon after the deliverance of the king of Navarre there began a marvellous tribulation in the realm of France, as in Beauvoisin, in Brie, on the river of Marne, in Laonnois, and about Soissons. For certain people of the common villages, without any head or ruler, assembled together in Beauvoisin. In the beginning they passed not a hundred in number they said how the noblemen of the realm of France, knights and squires, shamed the realm, and that it should be a great wealth to destroy them all: and each of them said it was true, and said all with one voice: "Shame have he that cloth not his power to destroy all the gentlemen of the realm!"

Thus they gathered together without any other counsel, and without any armour saving with staves and knives, and so went to the house of a knight dwelling thereby, and brake up his house and slew the knight and the lady and all his children great and small and brent his house. And they then went to another castle, and took the knight thereof and bound him fast to a stake, and then violated his wife and his daughter before his face and then slew the lady and his daughter and all his other children, and then slew the knight by great torment and burnt and beat down the castle. And so they did to divers other castles and good houses; and they multiplied so that they were a six thousand, and ever as they went forward they increased, for such like as they were fell ever to them, so that every gentleman fled from them and took their wives and children with them, and fled ten or twenty leagues off to be in surety, and left their house void and their goods therein. These mischievous people thus assembled without captain or armour robbed, brent and slew all gentlemen that they could lay hands on, and forced and ravished ladies and damosels, and did such shameful deeds that no human creature ought to think on any such, and he that did most mischief was most praised with them and greatest master. I dare not write the horrible deeds that they did to ladies and damosels; among other they slew a knight and after did put him on a broach and roasted him at the fire in the sight of the lady his wife and his children; and after the lady had been enforced and ravished with a ten or twelve, they made her perforce to eat of her husband and after made her to die an evil death and all her children. They made among them a king, one of Clermont in Beauvoisin: they chose him that was the most ungraciousest of all other and they called him king Jaques Goodman, and so thereby they were called companions of the jaquery. They destroyed and brent in the country of Beauvoisin about Corbie, and Amiens and Montdidier more than threescore good houses and strong castles. In like manner these unhappy people were in Brie and Artois, so that all the ladies, knights and squires of that country were fain to fly away to Meaux in Brie, as well the duchess of Normandy and the duchess of Orleans as divers other ladies and damosels, or else they had been violated and after murdered. Also there were a certain of the same ungracious people between Paris and Noyon and between Paris and Soissons, and all about in the land of Coucy, in the country of Valois, in the bishopric of Laon, Nyon and Soissons. There were brent and destroyed more than a hundred castles and good houses of knights and squires in that country.

From G. C. Macauly, ed., The Chronicles of Froissart, Lord Berners, trans. (London: Macmillan and Co., 1904), pp. 136-137.

This text is part of the Internet Medieval Source Book. The Sourcebook is a collection of public domain and copy-permitted texts related to medieval and Byzantine history.
Unless otherwise indicated the specific electronic form of the document is copyright. Permission is granted for electronic copying, distribution in print form for educational purposes and personal use. If you do reduplicate the document, indicate the source. No permission is granted for commercial use.

FUENTE: http://www.fordham.edu/halsall/source/froissart2.html

Historiadores: Fustel de Coulanges


Numa Denys Fustel de Coulanges (París, 18 de marzo de 1830 - Massy, 12 de septiembre de 1889) fue un historiador francés. Su nombre está ligado al de su principal obra, La ciudad antigua (Le cité antique, 1864).

Fustel de Coulanges nació en una familia bretona instalada en París. Su padre era teniente de navío, y murió poco después de su nacimiento, por lo que es acogido por su abuelo. Gracias a la amistad de éste con el provisor, es admitido en el lycée Charlemagne de París.
Lee con avidez la obra de François Guizot sobre la Civilisation en France, que tendrá una fuerte influencia sobre su porvenir como historiador. Medianamente dotado como alumno, es admitido en la Escuela Normal Superior de Ulm. «Tenía un nivel mediocre», según su alumno y biógrafo Paul Guiraud. Durante una etapa ideológicamente problemática, frecuenta con asiduidad la biblioteca de la Escuela.
Defiende en 1858 una tesis sobre el historiador griego Polibio y otra sobre los Vestas, en un momento en que las cuestiones tocantes a los orígenes indoeuropeos son muy discutidas. En 1860, es nombrado profesor de historia en la universidad de Estrasburgo, donde va dando forma a los apuntes que terminarán constiyendo la materia de La cité antique. Obligado a abandonar Estrasburgo por la anexión de Alsacia y Lorena por Alemania en 1870, es nombrado maître de Conférences en 1870 en la Escuela Normal Superior, donde será director en 1883. En 1875, obtiene una cátedra en la Sorbona y es elegido miembro de la Académie des sciences morales et politiques.
Curiosamente, aunque sigue interesándose en algunas cuestiones relativas a la Edad Antigua, en particular las de la propiedad y su transmisión, Fustel de Coulanges va a reorientarse hacia la historia medieval, por un lado para mostrar lo poco que tenían que ver las instituciones francesas con el derecho germánico (en un momento en que Francia y Alemania están en pleno conflicto) y por otro para asentar algunas de sus intuiciones metodológicas. Proyecta una obra que cubriría el periodo que va desde el fin del Imperio romano hasta la Revolución francesa. Publica entonces una primera obra en dos volúmenes, Histoire des institutions politiques de l'ancienne France, seguida en 1885 por las Recherches sur quelques problèmes d'histoire y por las Nouvelles recherches sur quelques problèmes d'histoire (1891), editadas por Camille Jullian tras su muerte.
El resto de su obra, compuesta en gran parte de artículos reunidos en distintos volúmenes, será igualmente publicada tras su muerte por sus discípulos, destacadamente por Camille Jullian. Su influencia es importante, sobre todo por la interpretación del papel fundamental que las religiones juegan en la estructuración de las sociedades. El sociólogo Émile Durkheim dedicará su tesis universitaria a la memoria de Fustel de Coulanges.

LA CIUDAD ANTIGUA

La ciudad antigua: estudio sobre el culto, el derecho y las instituciones de Grecia y Roma (francés: La cité antique: étude sur le culte, le droit, les institutions de la Grèce et de Rome), publicado en 1864, es el libro más famoso del historiador francés Fustel de Coulanges. Fue redactado a partir de la cátedra de historia del autor en la Universidad de Estrasburgo, entre 1862 y 1863.1 Tras su publicación, el libro se convirtió en un éxito de ventas, siendo distribuido desde antes de 1870 como premio de excelencia escolar en los lycées de Francia.
Fustel, en La ciudad antigua, analiza un tema que le interesa ampliamente: las relaciones entre la propiedad y las instituciones político-religiosas. Según él, los antiguos no conocían ni la libertad de la intimidad, ni la libertad de educación, ni la libertad religiosa. El ser humano cuenta bien poco ante la autoridad sagrada y casi divina que llamamos "patria" o "Estado".

Siguiendo el método cartesiano, y sobre la base de textos de antiguos historiadores y poetas, el autor investiga los orígenes de las instituciones de las sociedades griegas y romanas más remotas. En el prefacio del libro, se advierte del error que constituye examinar los hábitos de las personas con los parámetros actuales, siendo necesario desprenderse de los prejuicios sobre estas personas y estudiarlos a la luz de los hechos.
El fundamento de las instituciones de los pueblos griego y romano para el historiador, está en la religión y el culto. Cada familia tenía sus creencias, sus dioses y su culto. Las normas de propiedad, herencia, etc., se regían por ese culto. Con el tiempo, la necesidad llevó a los hombres a relacionarse más constantemente, y las normas que regían a la familia se trasladaron a unidades cada vez más extensas, hasta llegar a la ciudad. Por lo tanto, el origen de la ciudad es también religioso, como la práctica de la depuración, periódica ceremonia donde todos los ciudadanos se reúnen para la purificación, y los banquetes públicos en honor a los dioses municipales. Pero las leyes eran privilegio de la aristocracia, que generó un gran decontento a la plebe y provocó la primera revolución, que cambió el fudamento de la sociedad de la religión para el bien común. La ciudad se transforma durante algún tiempo, hasta su extinción con la llegada del cristianismo.

OBRAS

La cité antique, París, Hachette, 1864.
Histoire des institutions de la France, París, 1874. Reimpresa en varios volúmenes en Histoire des anciennes institutions françaises, París, Hachette, 1901-1914.
Recherches sur quelques problèmes d'histoire, París, Hachette, 1885.
La Monarchie Franque, París, Hachette, 1888.
L'Alleu et le Domaine rural pendant la période mérovingienne, París, Hachette, 1889.
Questions historiques, Revues et complétées d'après les notes de l'auteur par Camille Jullian, París, Hachette, 1893.
Nouvelles Recherches sur quelques problèmes d'histoire, París, Hachette, 1891
Questions contemporaines, París, Hachette, 1919.
"La Gaule romaine", París, Editions de Fallois, 1998

BIBLIOGRAFIA

Paul Guiraud, Fustel de Coulanges, Paris, Hachette, 1896.
Moses I. Finley, «La Cité antique. De Fustel de Coulanges à Max Weber et au-delà » in Mythe, Mémoire, Histoire, Paris, Flammarion, 1981, p. 89-120.
François Hartog, Le XIXe siècle et l'histoire. Le cas Fustel de Coulanges, Paris, Presses Universitaires de France, 1988.
Arnaldo Momigliano, « La Cité antique de Fustel de Coulanges » en Problèmes d'historiographie ancienne et moderne, Paris, Gallimard, 1983, pages 402-423.

FUENTE: http://es.wikipedia.org/wiki/Fustel_de_Coulanges

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Israel: hallazgo que puede cambiar la teoría del origen de los humanos


El profesor Avi Gopher, del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, muestra un diente antiguo encontrado en un sitio arqueológico cerca de Rosh Haain, en el centro de Israel. FOTO: AP

Israel: hallazgo que puede cambiar la teoría del origen de los humanos
Miércoles 29 de Diciembre de 2010 19:31 | Encontraron dientes humanos antiguos en una cueva cerca del centro de ese país de Medio Oriente. Los restos tienen unos 400.000 años de antigüedad.

Arqueólogos israelíes dijeron el lunes que quizá encontraron la evidencia más antigua hasta el momento de la existencia del hombre moderno y, de ser así, el descubrimiento podría alterar teorías sobre el origen de los humanos.
El equipo de la Universidad de Tel Aviv que excava en una cueva cerca del centro de Israel señaló que dientes encontrados dentro de la misma tienen aproximadamente 400.000 años de existencia y se asemejan a los de otros restos del hombre moderno, conocido científicamente como Homo sapiens, hallados en Israel.
Los restos de Homo sapiens más antiguos encontrados hasta ahora tienen la mitad de antigüedad.
"Es muy emocionante llegar a esta conclusión", dijo el arqueólogo Avi Gopher, cuyo equipo examinó los dientes con tomografía computarizada y rayos X. Los fecharon de acuerdo con los estratos de tierra donde fueron hallados.
El especialista indicó que se requiere más investigación para fortalecer la afirmación. Si resulta así, señaló, "esto cambia todo el panorama de la evolución".
La teoría científica aceptada es que el Homo sapiens se originó en Africa y migró fuera del continente.
Gopher dijo que, si los restos son vinculados definitivamente a ancestros del humano moderno, ello podría significar que éste de hecho se originó en lo que ahora es Israel.
Sir Paul Mellars, un experto en prehistoria de la Universidad de Cambridge, dijo que el estudio es acreditado, y que el descubrimiento "es importante" porque son escasos los restos de ese período crucial, pero es prematuro decir que los restos son humanos.
"Con base en la evidencia que han localizado, es una posibilidad muy tenue y francamente más bien remota", añadió Mellars. El experto señaló que es más probable que los restos estén relacionados a los parientes antiguos del hombre moderno, los Neandertales.
Según las actuales teorías científicas aceptadas, los humanos modernos y los Neandertales proceden de un ancestro común que vivió en Africa hace aproximadamente 700.000 años.
Un grupo de descendientes migró a Europa y se convirtió en Neandertales, que posteriormente se extinguieron. Otro grupo permaneció en Africa y evolucionó a Homo sapiens, los seres humanos actuales.
Con frecuencia los dientes son indicadores de origen poco confiables, y análisis de restos de cráneo identificarían más plenamente las especies encontradas en la cueva israelí, agregó Mellars.
La cueva prehistórica de Qesem fue descubierta en el 2000 y las excavaciones comenzaron en el 2004.
Los investigadores Gopher, Ran Barkai e Israel Hershkowitz publicaron su estudio en la revista American Journal of Physical Anthropology. /ar.news.yahoo.com

FUENTE

jueves, 16 de diciembre de 2010

Recuperan la cabeza perdida del rey Enrique IV


Jueves 16 de Diciembre de 2010 13:58 | Fue hallada en la casa de un jubilado. Había sido profanada hace más de 200 años.

LONDRES, Inglaterra.- La cabeza perdida de Enrique IV, el primer rey Borbón, fue hallada en la casa de un jubilado y autentificada por un equipo de científicos franceses, publicó esta semana el diario "British Medical Journal". El cráneo había sido profanado en 1793, durante la revolución francesa (1789-1799).

Los científicos detallan que la cabeza, que se encontró en 2008, estaba muy bien preservada y presentaba dos rasgos conocidos del monarca: una lesión marrón con forma de seta de 11 milímetros sobre el orificio nasal derecho y un agujero en el lóbulo de la oreja derecha, coincidiendo con los retratos de la época. (Especial)

http://www.lagaceta.com.ar/nota/413318/Informacion-General/Recuperan-cabeza-perdida-rey-Enrique-IV.html